Lo primero que debe saber es que hay varios tipos de quesos, clasificados en cinco grupos: quesos frescos y maduros, quesos suaves y suaves maduros, quesos naturales duros y semiduros, quesos más duros y quesos con especias y sabores.

Los quesos frescos son muy ricos por sí solos, untados sobre pan o en ensaladas y mezclados con vegetales; también son deliciosos con papas o polenta. Los más populares en esta categoría son el queso fresco, el requesón y el ricotta; también hay variedades de mozzarella que son frescos.

Los quesos suaves y suaves maduros son productos que han sido añejados hasta diferentes grados. Antes, la mayoría era importada, pero ahora California produce muy buenas variedades, como el brie y el camembert, que se maduran dentro de una cáscara blanca esponjosa. Son quesos que se hacen más suaves a medida que se maduran y que combinan muy bien con pan o frutas.

Los quesos duros incluyen una gran variedad de texturas, desde semifirmes hasta muy firmes. El monterey jack y el cheddar son los más populares en esta categoría. Por lo general, el cheddar es de color anaranjado y su sabor puede ser suave o fuerte. Nombres como colby y longhorn describen diferentes tipos de este queso. Este tipo de queso también conocido como quesos para rallar. El parmesano es el más conocido, además del romano o el queso cotija.

El monterey jack es más cremoso y ciertos fabricantes lo añejan por más tiempo para hacerlo más firme.

Quesos firmes y semifirmes son el provolone, mozzarella, edam, gouda, manchego y oaxaca. Con esta variedad de queso se pueden hacer muchos platillos diferentes. También se pueden comer solos o con pan y galletas; son deliciosos en sándwichs con carne o vegetales y, como la mayoría de ellos se derrite, se pueden incorporar en diversas recetas. 

Quesos con especias y sabores está conformada generalmente por productos como el jack, cheddar, feta y brie, a los que se les ha incluido pesto, ají, chile jalapeño, cebolla, pimienta negra y tomates secos al sol, entre otros.

 Los quesos combinan con muchos tipos de bebidas alcohólicas, pero realmente son inseparables del vino y el champán.

TIPOS DE QUESOS Y  SUS USOS

Brie Con galletas, pan y frutas

Camembert Con galletas, pan y frutas

Cheddar En sándwichs y comidas cocinadas

Colby En bocadillos y comidas cocinadas

Cotija En comidas cocinadas, ensaladas y frutas

Edam En galletas y aperitivos

Gouda En bocadillos, ensaladas, comidas cocinadas

Monterey jack En sándwichs y comidas cocinadas

Monterey jack seco En sándwichs y comidas cocinadas

Oaxaca En quesadillas, nachos y pizza

Panela En ensaladas, frutas y comidas cocinadas

Provolone En sándwichs y comida cocinada

Queso fresco Con fruta y espolvoreado en comida cocinada

Requesón En ensaladas, salsa o comida cocinada

Ricotta En ensaladas, salsas, comidas cocinadas y postres

Teleme Como bocadillo y en ensalada

Queso Gorgonzola Este queso es elaborado con leche pasteurizada de vaca y puede presentarse en dos variedades: dulce y picante, aunque debe señalarse que la variedad dulce, aunque más cremoso, tiene un ligero sabor picante.
Las vetas verdes azuladas que presenta este tipo de queso son debidas al proceso que se realiza de fermentación mediante la cultivación de mohos.

Para disfrutar en su totalidad del Queso Gorgonzola siempre se recomienda sacar de la nevera al menos una hora antes de su consumo, ya que así conserva su estado de cremosidad.

Este queso combina muy bien con todo tipo de alimentos: pizzas, pollo, verduras, frutas, mermeladas. Por supuesto en la elaboración de salsas para platos de pastas o arroz. Y hay quienes aseguran que el gorgonzola con el chocolate resulta todo un placer ¿se atreven a probarlo?

Queso Mozzarella Se trata de un queso de color blanco amarillento muy suave y elástico. En sus inicios era elaborado con leche de búfala, aunque actualmente se hace con leche de vaca o incluso de oveja. El motivo principal es que no hay posibilidad de abastecer la demanda de mozzarella al no producirse suficiente leche de búfala para ello.

Sigue fabricándose, no obstante, queso mozzarella con leche de búfala, siendo su precio en el mercado bastante más elevado. Este tipo es además más graso y por tanto más calórico.

Los usos más conocidos de este queso es el de ingrediente para las pizzas, lasañas o canelones o para añadir a ensaladas cuando está más fresco.

Dos de las características que debe tener este tipo de queso son: responder bien al gratinado y derretirse con facilidad, de ahí su utilización en la elaboración de los platos anteriormente citados.

En la actualidad el uso de este queso está siendo cada vez más extendido, utilizándose para acompañar a otros muchos platos como cualquier tipo de pasta (de ahí su presentación en formato de queso rallado), verduras o carnes.

COMO CONSERVAR  Y CONSUMIR  LOS DIFERENTES TIPOS DE QUESOS

- Cuando cocine con queso mantenga la temperatura baja para que el queso salga suave.

- El queso está hecho cuando se derrite.

- Mantener el queso en el refrigerador.

- Usar el requesón de 3 a 5 días después de la compra.

- Envolver el queso amarillo o blanco en papel de plástico o poner en envase cerrado para que se conserve fresco. De esta manera se mantendrá fresco durante varias semanas.

- Si el queso se pone mohoso, cortar al menos 2 pulgadas de la corteza antes de usar el resto. Si el queso se enmohece mucho y para evitar que esto suceda, si lo prefiere, hay en el mercado quesos que contienen ácido sórbico, dicho ácido inhibe la formación del moho.

- Sacar el queso del refrigerador de 20 a 60 minutos antes de servirlo. La mayoría de los quesos saben mejor a temperatura de ambiente.